Reino de Marruecos
domingo, 7 de abril de 2019
Reino de Marruecos

El Reino de Marruecos es un país ubicado en el extremo noroccidental de África. Limita al norte con el mar Mediterráneo y al oeste con el océano Atlántico. Tiene fronteras al este con Argelia y al sur con Mauritania. Marruecos consiguió la independencia de Francia en el año 1956 y se convirtió en miembro de las Naciones Unidas el 22 de abril de ese mismo año. Dos años más tarde, en 1958, se unió a la Liga de los Estados Árabes. La conquista islámica de Marruecos se produjo en el año 683, de la mano de Uqba ibn Nafi.

Superficie: la superficie de Marruecos es 446 550 km2. El país tiene 3500 km de costas.

Capital: Rabat

Ciudades más importantes: Rabat (capital administrativa del país); Casablanca (capital económica); Fez (capital cultural); Marrakech, Tánger y Agadir.

Bandera: roja, con una estrella de cinco puntas verde en el centro.

Moneda: dirham marroquí; un dólar oscila entre 9,00 y 9,55 dirhams.

Lengua oficial: la lengua oficial es el árabe, junto al tamazigh, presente como lengua oficial en la Constitución desde 2011. El tamazigh cuenta con tres dialectos.

Fiesta nacional: 30 de julio.

Clima: en el oeste y el noroeste del país predomina el clima suave, por influencia de los vientos del mar Mediterráneo y el océano Atlántico, mientras que el interior se caracteriza por un clima continental y el sur por un clima desértico y caluroso.

Relieve

Marruecos goza un paisaje infinitamente variado, con diferentes terrenos, montañas, costas y desiertos. Cada región es única y tiene su propio atractivo y su propia riqueza natural.

Llanuras y montañas: Marruecos se extiende desde el norte hacia el sur entre el mar Mediterráneo y el océano atlántico, atravesado de este a oeste por una cordillera que desaparece bajo las arenas del desierto meridional en la frontera con Mauritania.

El país destaca por la diversidad de sus sorprendentes parajes naturales, con las cumbres nevadas del Gran Atlas, las escarpadas montañas del Rif, sus espesos bosques de robles en las mesetas centrales, las fértiles llanuras occidentales, las tierras altas secas, los oasis desperdigados por las cuencas del Sus y el Draa, y las dunas del desierto.

Zonas protegidas: el diseño arquitectónico de casas y edificios refleja la riqueza de la diversidad cultural que ha forjado la multifacética identidad marroquí.

En Marruecos hay ocho grandes ríos: el río Lucus, de 1000 km de longitud, el Sebu, de 500 km, el río Bu Regreg, de 250 km, y el río Draa, de 1200 km. Todos ellos desembocan en el océano Atlántico. Por su parte, el río Muluya desemboca en el mar Mediterráneo y tiene 45 km de largo, y el río Oum Errabiaa tiene su desembocadura en Azemmour, en la costa atlántica, y una longitud de 600 km; finalmente el río Tensift y el río Ziz están en el Gran Atlas y tienen ambos una longitud de 270 km.


Población: el último censo arroja unos datos de 33 848 242 habitantes (septiembre de 2014).

Organización territorial

El Reino de Marruecos es una monarquía constitucional, de acuerdo con su texto constitucional de 2011 que establecía la transición hacia este tipo de régimen, así como la disminución de los poderes del rey, el nombramiento del primer ministro del partido que consiga el mayor número de escaños en las elecciones al parlamento, y la adopción del tamazigh como segunda lengua oficial del país.

Partidos políticos

En Marruecos existen 32 partidos políticos, algunos de ellos son tan antiguos como la declaración de independencia del país, y otros de nueva fundación, surgidos con los cambios políticos, o como resultado de esos cambios, de factores sociales o de las divisiones de otros partidos. La mayor parte de los partidos políticos de Marruecos son partidos laicos. La Ley de partidos políticos prohíbe la fundación de partidos de base religiosa, lingüística o étnica. Marruecos fue de los primeros países en legalizar los partidos políticos, en el año 1934, en el contexto del movimiento de protestas contra la ocupación francesa.

El parlamento marroquí

Marruecos reconoció el Parlamento en el año 1962, tras la adopción de la Constitución ese mismo año. Desde la Constitución de 1996, el parlamento cuenta con dos cámaras. La Cámara de Representantes cuenta con 395 miembros, elegidos directamente por periodos de cinco años. La Cámara de Consejeros tiene 265 miembros elegidos de manera indirecta por los representantes de grupos locales electos pertenecientes a organizaciones profesionales, por periodos de nueve años y renovables por tercios cada tres años.

Constitución

La actual constitución fue aprobada en referéndum el 1 de julio de 2011, con un 98,49 % de votos a favor y una participación del 72,65 %.

Política exterior

Marruecos ha asistido a numerosos cambios en su agenda política exterior, vinculados a sus prioridades e intereses estratégicos, entre los que destacan el creciente interés por los ámbitos africano y latino. El continente africano ha recibido gran atención por parte de Marruecos, que se traduce en las más de 50 visitas realizadas por el monarca marroquí a 29 países africanos desde que llegó al poder. Esa mayor atención se refleja asimismo en el lanzamiento de proyectos de desarrollo en algunos países del continente, y culmina con su regreso como miembro a la Unión Africana, de la que no formaba parte desde hacía más de treinta años.

Economía

Desde su independencia, Marruecos ha optado por una política de pluralismo político y de libertad económica, convirtiendo el derecho a la propiedad y la libertad de empresa en derechos fundamentales amparados por la Constitución.

La economía marroquí está abierta al exterior. Desde principios de la década de 1980, se aplica una política de apertura económica y monetaria con vistas a liberalizar el comercio exterior, impulsar la integración en la economía mundial y contribuir al fortalecimiento del sistema de comercio multilateral. En este contexto, la economía marroquí ha experimentado un gran avance en la modernización de las estructuras económicas y financieras y una mejora de su marco legal e institucional. El objetivo perseguido con estos cambios es acelerar el ritmo de crecimiento económico sostenido de Marruecos y mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos.

En este contexto, Marruecos ha simplificado su agenda de comercio exterior, ha reducido la protección arancelaria, ha eliminado las medidas no arancelarias, ha mejorado el clima empresarial y de inversión, ha ampliado y diversificado las relaciones comerciales y económicas, y ha contribuido de forma sistemática al fortalecimiento del sistema de comercio multilateral. Asimismo, se ha promulgado y reformado un conjunto de textos legales con el objetivo de acompañar estas reformas. Entre ellos, cabe destacar como ejemplo la Carta de Inversiones, el Código de Comercio, la Ley de creación de los tribunales de comercio, el Código Aduanero, la Ley en materia de libertad de precios y libertad de competencia, el sistema para las transacciones públicas, y la Ley de protección de la propiedad industrial y comercial.

Marruecos es la quinta potencia económica de África, después de Egipto, Nigeria, Argelia y Sudáfrica. La economía marroquí tiene un producto bruto de 109 000 millones de dólares y ha crecido a un ritmo de entre el 3,5 % y el 2,5 % durante los últimos diez años. Su tasa de inflación se sitúa en el 1,4 %, según datos de 2014.

Turismo

Marruecos cuenta con diversas atracciones turísticas, desde un vasto patrimonio cultural hasta una situación geográfica estratégica, pasando por cautivadores paisajes naturales, así como importantes infraestructuras turísticas y hoteleras. En Marruecos existen además numerosos Sitios del Patrimonio Mundial. El sitio arqueológico de Walili, la ciudad fortificada de Ait Ben Hadu, la ciudad de el-Yadida, la medina de Esauira, la medina de Fez, la medina de Marrakech, la medina de Tetuán, la medina de Mequinez, el espacio cultural de la plaza de Yemaa el Fna de Marrakech, la medina de Tánger y la medina de Tantán.

Hay varios elementos que atraen a los turistas a Marruecos, entre ellos: la naturaleza del país, entre la que destacan las montañas nevadas del Atlas; el clima ardiente del desierto; los lugares históricos; los edificios religiosos; las playas y los mercados locales. Entre las atracciones turísticas de Marruecos se incluyen:

La plaza de Yamaa el Fna

Los orígenes de esta importante plaza, que cuenta con el reconocimiento de la UNESCO, se remontan a los almorávides. Está llena de mercados, sonidos y voces, olores, actuaciones, vendedores de especias, cuentacuentos y artistas que hacen de ella uno de los lugares con más vida de la ciudad de Marrakech.

La mezquita Kutubia

Está en la ciudad de Marrakech. Esta mezquita, una de las tres más antiguas del mundo, destaca por los arcos de sus ventanas, sus arcadas decorativas, su balaustrada almenada, la piedra roja con la que está construida y sus 70 metros de altura.

El palacio El Badi

El palacio El Badi representa el primer destino de Marrakech. Cada año, en el mes de junio, se celebra en él un festival de folclore. 

Mezquita de Ben Youssef

La historia de su construcción se remonta a finales del siglo XII y es una de las construcciones más antiguas de la ciudad de Marrakech, además de uno de los monumentos islámicos más destacados.

Tumbas saadíes

Se encuentran también en Marrakech. Albergan los restos dispersos de los miembros de la dinastía saadí. Puede que la sala de las doce columnas sea el elemento más característico de este lugar.

La Cúpula almorávide

Situado también en Marrakech, es el único edificio de la arquitectura almorávide que sigue en pie.

Jardín Majorelle

Este gran jardín marrakechí alberga un conjunto de fuentes, quince tipos de aves y una destacada muestra de arte islámico en sus paredes y sus cerámicas decorativas.

Marruecos tiene 3500 km de playas, tres de ellos en el mar Mediterráneo y el resto en el océano Atlántico. Esas playas convierten al país en un atractivo destino turístico tanto para locales como para extranjeros, especialmente durante los meses de verano.

Cultura y medios de comunicación

El Reino de Marruecos alberga diversas culturas y civilizaciones antiguas que han sido testigos de la historia. Las tierras marroquíes han ido siendo a lo largo del tiempo el hogar de numerosos pueblos llegados desde el este, el norte y el sur, cada uno de los cuales dejó su profunda impronta en la estructura social del país. Cada región de Marruecos presenta rasgos únicos que la distinguen del resto, que han hecho que la cultura marroquí sea hoy lo que es y haya ido forjando un patrimonio cultural único.
En lo que respecta a la música y los conciertos, en el país se organizan numerosos festivales, como el Festival Internacional del Patrimonio Oral, el Foro Internacional de Teatro Infantil y otros muchos festivales, en los que se mezclan las numerosas manifestaciones culturales nacionales que conviven en el Reino de Marruecos.

La música marroquí —en la que destacan dos instrumentos: el bandir y el watra— es una mezcla de música oriental, clásica y magrebí, con su propia personalidad en cada una de las regiones marroquíes

En Marruecos hay catorce museos, repartidos por todo el país, entre los que destacan: en el norte, el museo Dar el Makhzen y la Galería de Arte Contemporáneo de Tánger; el Museo del Patrimonio Amazigh de Agadir y el Museo Arqueológico de Rabat. Además, Marruecos cuenta con 71 lugares arqueológicos que son testigos de las diferentes civilizaciones pasadas, siete de los cuales están incluidos en la Lista del Patrimonio Mundial. Destacan, entre otros: la Cúpula almorávide, en Marrakech; la medina de Tetuán; Bab Lahdid y la Universidad de Qarawiyyin, en Fez; la medina de Rabat y las Cuevas de Taforalt, en Oujda.

Marruecos asiste al desarrollo de la prensa y los medios de comunicación desde la promulgación de la reforma de la Ley de prensa en 2002, que otorga el derecho al acceso a la información, eleva el número de cadenas de radio a 65, además de 8 canales de televisión, 29 periódicos diarios y semanales, y 280 páginas de internet.